<img height="1" width="1" style="display:none;" alt="" src="https://px.ads.linkedin.com/collect/?pid=491873&amp;fmt=gif">
software.png

La herramienta que hará que retengas el talento en tu empresa

 
Alejandro Herrero

¿Te acuerdas de cómo fue la entrada a tu último trabajo? ¿Te dieron facilidades o fue un proceso difícil para ti? Seguro que lo recuerdas muy bien, y es que las primeras impresiones son muy importantes y pueden marcar el transcurso de los acontecimientos, ya que desde el primer contacto se va a marcar la relación entre la empresa y el empleado.

Tras el proceso de selección de personal y la correspondiente captación del talento adecuado, viene la siguiente fase: la incorporación a la empresa del nuevo trabajador.

Cada vez son más las empresas que están adoptando medidas y usando herramientas para que los primeros días de las nuevas incorporaciones sean lo más agradables posibles y es que dichos planes de acogida, también conocidos como Onboarding, contribuyen a que el nuevo empleado tarde menos en hacer que su trabajo genere retornos.

 

Estos planes no consisten en mostrar cuál es el nuevo puesto del trabajador y hacerle firmar todos los papeles necesarios. Van mucho más allá. Buscan acelerar su integración tanto en la empresa como en el equipo del que va a formar parte y que se sienta cómodo desde el primer momento. Está demostrado que el tipo de bienvenida y cómo se sienta una persona cuando entra en una nueva compañía puede definir su futuro a corto plazo dentro de la misma.

Por eso, como sabemos que los procesos de selección son difíciles y largos, vamos a darte algunas claves para cuidar a tus nuevos empleados desde el primer minuto.

OrgOS onboarding

Fases para la integración del nuevo empleado

Los responsables del departamento de Recursos Humanos de las empresas son los encargados de crear planes de acogida efectivos, por ello deberán adaptarse a la realidad y a las características de la organización.

A continuación, detallaremos algunas partes básicas que suelen aparecer en todos los planes de acogida para nuevos empleados.

  1. Bienvenida a la empresa. Esta etapa incluye información amplia sobre la empresa, sus actividades y lugares donde actúa, además se deberá resolver cualquier duda que le surja al trabajador. Lo más conveniente sería que este primer paso lo llevase a cabo algún responsable de RRHH.
  1. Involucra a tu equipo. Todos los componentes del equipo deberían dar la bienvenida al nuevo integrante del grupo, ya que es una forma de que se sienta cómodo y que es parte activa. Esto hará que no se sienta cohibido a la hora de pedir ayuda o consultar cualquier cosa.
  1. Acogida en su nuevo departamento. El encargado de guiar al nuevo empleado en esta etapa será el jefe de dicho departamento. Deberá presentarle a sus nuevos compañeros y las funciones de cada uno, cuál será su puesto de trabajo y las herramientas que deberá emplear para desempeñar sus tareas así como lo que se espera de él.
  1. Formación. Dependiendo del sector y el puesto en el que se encuentre el trabajador, es recomendable que se planifique algún tipo de formación.
  1. Tiempo para crecer. El proceso de adaptación suele durar 3 meses, por lo que hasta que no pase ese tiempo, la persona no se habrá integrado completamente en el nuevo puesto. Aun así, esto dependerá de cada persona, así que habrá que tener paciencia.
  2. Evaluación y seguimiento. Esta fase es muy muy importante y deberá realizarse desde el departamento de RRHH junto con el jefe del departamento en el que se encuentre el empleado. La importancia de esta fase reside en que una correcta evaluación permitirá identificar las dificultades con las que se ha encontrado y se encuentra el trabajador y así poder mejorar el plan de acogida de cara al futuro. También permitirá saber si el candidato, finalmente, es válido para el puesto.

OrgOS fases del Onboarding

Qué hacer y qué no hacer durante el Onboarding

Lo que SÍ:

  • Haz una inversión de tu tiempo. Explica y responde preguntas las veces que haga falta. Esto hará que el nuevo empleado lo tenga todo mucho más claro y, por consiguiente, desempeñe mejor sus tareas.
  • Involucra en el proceso a otros compañeros que ya lleven tiempo en la compañía.
  • Infórmate sobre las experiencias de otros trabajadores, hayan pasado por el onboarding o no. Esto te ayudará a crear mejores planes de acogida.

Lo que NO:

  • Dar al nuevo empleado una montaña de papeles y olvidarte de él, dando así por hecho que sabrá cómo desempeñar todas las tareas desde el primer instante.
  • Olvidar enseñarle las instalaciones y cuál va a ser su puesto, con su respectivo sitio para sentarse, ordenador, email…
  • No tener en cuenta que el proceso de integración lleva tiempo y esperar que en una semana ya sea el que mejores resultados está aportando a la empresa.

Ahora ya estás preparado para crear tu propio plan de acogida, de todas formas hemos pensado que sería una buena idea dejarte una plantilla con las distintas pautas que deberías seguir. Ya verás como el correcto recibimiento de los nuevos empleados marcará positivamente en su integración y trayectoria dentro de la empresa.

Nueva llamada a la acción


Post Relacionados


¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!